La publicación e impartición de Cursos dirigidos a enseñar a estudiar, no sólo a los alumnos, sino a los propios docentes, se han multiplicado en los últimos años. Psicólogos, pedagogos, psicopedagogos imparten charlas, cursos, conferencias relacionados con este tema. Son multitud las empresas que, a través de sus  páginas Web, anuncian Cursos de Estrategias de Aprendizaje, de Técnicas de Estudio, de “aprender a estudiar”, en definitiva. Hay algunas con cierto renombre que, bajo la etiqueta de “método propio”, recorren ciudades, despliegan una importante campaña de marketing e incluso consiguen “entran” en los colegios con el fin de hacer llegar este producto al mayor número de destinatarios posible.

Han sido muchos los alumnos que, en este sentido, han realizado cursos de estas características. La mayoría de ellos a iniciativa, por imposición o a instancias de sus padres, quienes creían ver en ellos, felizmente,  la solución a los problemas que sus hijos tenían en los estudios.

Sin embargo, si bien es cierto que en algunos casos han funcionado y, en consecuencia, esos  alumnos han podido comprobar sus ventajas,  también han sido muchos los alumnos cuya forma de estudiar antes de realizar los cursos de Técnicas de Estudio  apenas cambia una vez realizados éstos.

En mundoclases, conscientes de este hecho evidente, estamos convencidos de que, para que un curso de Técnicas de Estudio cumpla el objetivo general de que el alumno aprenda a estudiar de forma eficaz, ha de estar diseñado y, después, impartido, atendiendo a los siguientes criterios fundamentales:

  • Adaptabilidad.

  • Practicidad.

  • Continuidad.

 

Ha de estar adaptado siempre y en su totalidad al nivel del alumno al que va dirigido. No sólo en la parte teórica (utilización del leguaje y del discurso apropiado) sino también en la parte práctica (ejemplos, textos, ejercicios, etc.).

Sacrificar la teoría por la práctica. El alumno ha de percibir, desde el principio y en todas y cada una de las sesiones,la utilidad del curso que está recibiendo y para ello hemos de aplicar constantemente  la explicación teórica, no sólo a textos seleccionados  sobre los que trabajar, sino, fundamentalmente,  al propio material del alumno.

El control, comprobación y plan de seguimiento una vez finalizado el curso de Técnicas de Estudio, entendido éste como el conjunto de los contenidos previstos, resulta esencial. Hemos de chequear y comprobar, al menos cada 15 días, que el alumno, en su estudio diario, aplica correctamente todas las técnicas de estudio tratadas durante el curso.

Sólo así un Curso de Técnicas de Estudio podrá cumplir su objetivo principal que no es otro que el de enseñar a estudiar a un alumno.

Si buscas un Curso de Técnicas de Estudio que de verdad te ayude a conseguir un estudio eficaz, solicita información en tu Centro mundoclases y seguro que verás la diferencia.

Consulta en tu centro mundoclases aquí

¿Necesitas más información?

Rellena el siguiente formulario y estaremos encantados de ponernos en contacto contigo: